Sueños y realidad.

Muchos deseamos emprender algo para mejorar nuestras vidas.


¿Y qué es emprender?

Dicen los libros que es el deseo y la capacidad de desarrollar, organizar y manejar una idea que aún no ha sido llevada a cabo, ¡yo digo que es mucho más que eso!

Más mujeres de las que podrías contabilizar desean en su interior con una fuerza arrolladora ser sus propios jefes. Eso cambiaría muchas vidas en este planeta.


¿Qué nos frena?

La dependencia, el miedo. Sí, el miedo de asumir riesgos mayormente. Y es que el miedo ralentiza todos los procesos, primero de forma emocional, evitando así que crezcan nuestros sueños, que levantes el vuelo y seas libre e independiente. Sin embargo hay hechos que te cambian la percepción del entorno, y te preguntarás: -Cómo así? y te respondo: -sí, es que sí!!! Aunque quizás no sea dulce el ejemplo, mi idea es moverte el piso.


Un día te vas al médico y te diagnostican una enfermedad terminal y tienes dos opciones, o te levantas en armas y comienzas a luchar por tu vida o te echas en una cama a morir. Es entonces cuando sucede la magia. La magia es que hay personas que se reinventan día a día en nombre del amor y de la vida, la magia es que hay personas que deciden aprender a hacer cualquier actividad, aferrándose con ese recurso al pedazo de vida que tiene en sus manos, porque muchas veces ante situaciones de este tipo te quedas completamente sola… y sólo entonces, al tocar fondo, tomas impulso para salir a la superficie completamente renovada.


Nuestros miedos, sólo viven por qué los alimentamos. Dejemos de hacerlo y comencemos a regar La Constancia, La Fe, Los Sueños, rindamos tributo a la vida con cada bocanada de aire que se respira.


Una situación extrema te puede colocar al borde del abismo, pero, y si nos preguntamos: ¿por qué esperar? ¿Por qué emplear el tiempo viendo Netflix? Cuando puedes aprovechar tu potencial, tu tiempo y tu imaginación para crear algo que sea comercializable, que te genere un beneficio de cualquier índole, ya sea económico, social, medioambiental, cultural, pero también mental, y éste, sería uno de los más grandes logros obtenidos, porque de esa manera inconsciente y sutilmente, habremos espantado los miedos y podremos andar con paso firme.


Emprender no es una tarea fácil, pero es el mejor peldaño para ver nuestros deseos florecer y alcanzar la libertad plena, demostrarle al mundo que las mujeres estamos hechas de hierro, carne, cemento y acero, que no existe el límite para llevar a cabo nuestros más preciados anhelos.


Cualquier coincidencia con la realidad, no es una mera casualidad. Estas letras son dedicadas a alguien que con mucha fortaleza lucha día a día, se reinventa de la nada, una manera de ganarle al dolor, a la enfermedad y así aprendió a emprender, a perder el miedo y a no rendirse.




Neysi Cabrera León

Cuba

Lic. Ciencias Económicas.

Emprendedor.

76 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo