La resiliencia

En la última década la resiliencia ha tomado cada vez más importancia en nuestra sociedad debido al aumento de enfermedades de salud mental y emocional en las personas. Este tema también ha tomado gran protagonismo en los niños, ya que, a pesar de que no entienden con claridad sobre lo que sienten, de igual forma están expuestos a daños emocionales o circunstancias de estrés.


Hoy en día el mundo entero ha estado en un periodo de cuarentena total, lo que ha significado para muchas personas un gran estrés emocional y mental. En este punto la resiliencia juega un rol fundamental en nuestras vidas, ya que nos permite salir adelante con las dificultades que tenemos y podemos tener.

¿Qué es la resiliencia?

El termino Resiliencia proviene de la física y se refiere a la propiedad que tienen algunos cuerpos de volver a su estado natural u original después de sufrir un cambio en su anatomía. En el área de la psicología la resiliencia tiene como significado la capacidad que tienen las personas para adaptarse y superar un momento de límite que se pueda vivir, así como también, sobrellevar un estrés mental, emocional, trauma, amenaza o una situación de tensión significativa.


Ser resiliente no significa que eres una persona fría, sin emociones o sin sentimientos. Es todo lo contrario, el dolor emocional y mental genera un daño y puede afectar incluso en términos fisiológicos. Sin embargo, el comportamiento que tengas para enfrentar una situación de alta tensión es la que determina si eres una persona resiliente o no. Esto quiere decir, que no es parte de la personalidad de la persona, es más bien la actitud, comportamiento y percepción que se tenga frente algún problema. Algunos expertos tales como Daniel Goleman en su libro Inteligencia Emocional, que, si bien no la define como resiliencia, se refiere a la habilidad de sobreponerse a las circunstancias de la vida potenciando nuestro desarrollo emocional.


¿Hay resiliencia en los niños?


Las niñas y niños también sienten dolor, pasan por situaciones de estrés que no alcanzan a tener la capacidad de poder comprender qué es lo que están sintiendo, generando un daño en su desarrollo emocional y psicológico en caso de que no se tome la ayuda de algún profesional de esta materia. De todos modos, los padres le pueden enseñar y apoyar a los niños que vayan enfrentando sus problemas en situaciones puntuales, tales como el primer día del colegio, enfrentar una dificultad con algún compañero de curso o algún problema cotidiano que no genere mucho estrés. Si esta aptitud es desarrollada desde la infancia podrán adaptarse con mayor facilidad en sus distintas actividades y entorno que vayan teniendo a lo largo de sus vidas.

Estrategias para construir resiliencia

1) Actitud positiva

“La Actitud Que Tengas En La Vida, Determina La Altitud Que Alcances En Ella” La frase perfecta para el primer paso, y es que, una actitud positiva ante cualquier circunstancia siempre nos ayuda a mantener nuestra mente más tranquila y estar consciente de que tenemos un problema. Sin embargo, podemos encontrar una solución y salir al paso.

Para poder desarrollar una actitud positiva, te recomiendo que cambies la forma en que te hables. La mejor forma es practicar la meditación, la cual, nos permite concentrarnos más en uno mismo, encontrar una paz interior y practicar mantras que activen nuestro positivismo. Comienza meditando 5 o 10 min antes de dormir y al cabo de 2 semanas a 1 mes podrás disfrutar de los cambios

2) Vida social

Nuestra red de apoyo es un pilar fundamental en nuestra vida. Nos permite poder tener una contención emocional y física en caso de necesitarlo. El relacionarse con más personas nos ayuda a mejorar nuestro desarrollo cognitivo, así como también, trabajar en nuestra empatía y escucha activa. Todas estas son aptitudes que nos permiten entender de mejor manera cualquier circunstancia, sea buena o mala, para tener más actitud para sobrellevar los dilemas.

3) Sé flexible


La característica principal de las personas resilientes es que son flexibles, ya que se adaptan de una forma más rápida a cualquier entorno que se encuentren. Acepta lo que está sucediendo y no le tengas miedo al cambio. Este, siempre nos trae enseñanzas, experiencias y personas nuevas, lo cual nos permite potenciar nuestro desarrollo personal y emocional.


4) Hábitos

Día a día tienes la posibilidad de potenciar los hábitos que te permitan transformar tu vida en una gran experiencia. Es esta una de las claves para la resiliencia, porque los hábitos que estés trabajando te van a entregar mejores herramientas para poder enfrentar las dificultades que puedas enfrentar. Construye la mejor versión de ti paso a paso.

Como pudiste observar, la resiliencia nos entrega una gran forma de enfrentar la vida. Incluso, puede ser vista como una filosofía, ya que nos permite crecer y aprender del dolor que hemos sufrido. Sin embargo, si estas pasando por momentos difíciles en tu vida, es importante que tomes ayuda de un profesional que te permita sanar ese dolor emocional y mental que estés viviendo hoy en día.



Autor: Sebastián Ávila

Editado por: Camila Gomez

36 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo