Equipos de alto rendimiento.

¿Cómo formar equipos de alto rendimiento?


Cada vez que iniciamos un nuevo trabajo, debemos adaptarnos a las reglas y formas de producir que en este existen. Nos demoramos alrededor de 3 meses en poder asimilar el trabajo, el ambiente laboral y el cambio de rutina que esto genera. Sin embargo, pocas veces somos consciente del desarrollo personal y profesional que tenemos en ese tiempo, ya que estamos más dispuestos aprender y prácticamente “sobrevivir” al nuevo trabajo. Esto último, nos genera una mayor presión y sin darnos cuenta crecemos exponencialmente. ¿Qué sucedería si quieres formar equipos de alto rendimiento tomando en cuenta esta información? ¿Cómo se realizaría?

Equipo de alto rendimiento

Un equipo de alto rendimiento es un grupo de personas con experiencia sobre 4 años en un área específica, con habilidades interpersonales desarrolladas y un sentido de innovación como bandera de batalla. Ahora bien, reunir personas con esas características no debe ser tan fácil. Ni tampoco económico. Entonces queda que tu como una líder, formes un equipo con estos rasgos.

Descubrir la semilla.

Al momento de iniciar la gran aventura de formar un equipo de alto rendimiento, debes identificar las siguientes características:


1) Actitud positiva: La actitud lo es todo. Las personas con mayor actitud positiva consiguen y hacen que todo sea posible. El poder de la resiliencia en una persona es una actitud inspiradora para un equipo y se transmite la energía. Cuando encuentras una persona que no es así, no tomes la tomes en cuenta, así como se transmite lo bueno, lo malo también se puede contagiar.

2) Lealtad: Si no es leal, recházalo inmediatamente. La lealtad es un principio básico del liderazgo y el trabajo en equipo. Son personas que te acompañan en las alegrías y en los llantos sin ser aduladores. Una persona desleal puede destruir por completo un equipo de trabajo, proyectos, ideas y sueños.

3) Hambre de aprender: El ego y el orgullo deben estar fuera de esa persona y tener todas las ganas de aprender algo nuevo. De reaprender lo que sabe y disfrutar un proceso de alta tensión, pero efectivo.

Amor por el desarrollo personal

Dentro de cualquier equipo de trabajo, el desarrollo personal y profesional es uno de los pilares para mantener la motivación, producción y cumplimiento de metas. Debes amar el crecimiento día a día y buscar personas que disfruten crecer en colaboración. El ejemplo lo puedes ver con en los equipos de Google que están en constante medición de su rendimiento laboral, pero también de su crecimiento en habilidades interpersonales. Lo que genera un mayor compromiso con su trabajo, motivación y rendimientos de alto impacto. Trabaja con indicadores y mide cada avance que logren en conjunto e individual.

Planificación, estrategias y metas claras.

Cada paso que darás, debe entregarte resultados extraordinarios. Es importante tener claridad de las fortalezas de los miembros del equipo y aprovecharlos en cada momento. Lo primero, es tener identificada la o las metas que quieres lograr. Luego, realiza una planificación con cada detalle, fecha, hora y quién realizará cada paso. Ten en cuenta siempre un plan B y un plan C para cada paso. Y, por último, realiza una estrategia en base al plan de acción. Al combinar las virtudes del equipo, un plan de acción claro y una estrategia poderosa el resultado será extraordinario.

Cada miembro es un integrante valioso. No es un número, ni un código más. Valora a tu gente como si fueran tu propia familia. Pasamos más tiempo con los compañeros de trabajo que con nuestra familia a veces. Felicita cada paso, motiva en cada fracaso y sigue avanzando por tus metas y sueños.



Si quieres potenciar tus habilidades de liderazgo, trabajo en equipo e influencia. Te invito a que te inscribas EN EL SIGUIENTE LINK a mi sesión de coaching GRATUITA.

https://www.sebastianavilacoach.com/formulario



27 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo