Creencias Limitantes y su impacto personal.

Antes de entrar en materia importante voy a hacerles una pequeña anécdota de mi vida. Hace un par de años era comerciante, trabajaba de manera independiente el área de las ventas, era capaz de generar hartos ingresos y me sentía estupendamente confiada y segura.

Luego emigre de mi país y a pesar que mi mayor deseo es emprender en algún negocio que pueda hacer rentable no lo consigo, seguramente se preguntarán qué pasó?, dónde quedó todo ese ímpetu?. Les diré solamente dos cosas.


1. Tengo miedo.

2. No creo que pueda lograrlo.

Eso que acaban de leer es clave en casi todos los casos de emprendimiento y liderazgo, el día de hoy les voy a escribir al respecto. Tomaré como base de partida un concepto importante.

Creencias Limitantes.

¿Qué son? Son ideas o pensamientos que damos por ciertos sin que lo sean y que siendo de esta manera condicionan nuestras acciones. Lo que acoté en el número 2 es claramente una creencia limitante que no nació conmigo, sino que es producto de eventos que me han sucedido en la vida hasta el momento actual, tal cómo puede sucederte a ti. Algo que solemos preguntarnos es, ¿qué puedo hacer para revertir esas ideas y utilizarlas en mi beneficio personal? Pues éstos son algunos aspectos que es preciso reconocer y trabajar.

  • Identificar qué me detiene.

  • Evitar compararme con otros emprendedores, ver sus logros y creer que yo no puedo hacer lo mismo o mejor.

  • Debemos dejar el pasado atrás. Las circunstancias cambian constantemente, el mundo cambia, por tanto, nada es igual, el día de hoy se llama presente y es irrepetible.

  • Retar al asunto de frente, cuestionar mis certezas.

Algunos tipos de Creencias Limitantes que te impiden el éxito.


  • Falta de autoestima. El hecho de no creerte suficientemente bueno o merecedor de alcanzar el éxito en lo que vas a hacer.

  • Imposiciones de la sociedad. Generalmente son producto de lo que te inculca la familia o los profesores en el colegio, lo que tu pareja y/o amigos creen que es correcto y lo que tú piensas que ellos esperan de ti.

  • Malas experiencias vividas. Situaciones que no se olvidan y que dejan una huella en tu personalidad.

Ahora vamos a detenernos un instante. Qué tal si digo, “yo puedo conseguir este objetivo”, o “no soy capaz de hablar en público”, la diferencia entre una y otra siendo cada una de ellas una creencia, radica en que la primera eleva la autoestima y la confianza, permitiendo que tengamos una alta motivación. Se llama Creencia Potenciadora. La segunda nos impide crecer y mejorar porque nos hace sentir que no somos capaces de hacer algo, esta obviamente es una Creencia Limitante.

Existe algo de lo que te quiero hablar que se llama Efecto Placebo. Este fenómeno ha sido estudiado por la medicina y nos muestra que las creencias conforman nuestra realidad. Por esta razón es nuestro poder y responsabilidad, tomar las creencias que dan origen a las dificultades y sustituirlas por creencias más eficaces y constructivas, pues ellas influyen directamente en el uso que hacemos de nuestro potencial.

La solución planteada por los expertos es trabajar en La Aceptación de uno mismo, porque “a lo que te resistes persiste, lo que aceptas te libera”. De esta forma podremos empezar a estar en paz con nuestra realidad y cambiar de manera objetiva lo que nos limita, aprovechar lo mejor de cada situación.

En este punto escribí para ti algo en lo que también trabajo para vencer los obstáculos que yo misma puse en mi camino al éxito y crear fortalezas para poder avanzar. Ponerlo en práctica es un compromiso ante ti, que me estás leyendo.

¿Y tú, me quieres contar qué te limita? O tal vez, ¿cómo identificaste tus creencias y trabajaste en ellas? Sería genial poder leerte y compartir tus herramientas.


Escrito por:

Neysi Cabrera León.

Cuba.

Lic. Ciencias Económicas y Empresariales.

Redactor de contenido libre.

Estoy en Instagram @Cabreraleon_neysi

46 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo